El Imperialismo del S. XIX

INTRODUCCIÓN

 
  Desde finales del siglo XIX hasta el comienzo de la Primera Guerra Mundial la cuarta parte de toda la extensión del planeta se repartió entre seis grandes estados. Estamos en la época del Imperialismo, un periodo de la historia en la que se comienza a fraguar la división entre estados poderosos e industriales y otros débiles. En esta visión se justificaba parte del dominio que unos estados ejercieron sobre otros territorios de otros continentes que eran considerados conquistables, consumibles, explotables,…
Del imperialismo de los siglos XVI al XVIII se había caracterizado por ser la primera fase de expansión europea en la que el dominio territorial solía conformarse con enclaves estratégicos y costeros que aseguraran el comercio y las transacciones comerciales de ultramar. Ahora, a finales del XIX, se pasa a un nuevo concepto del Imperialismo colonial que supone un dominio más sistemático y global de los territorios con un afán de ser incorporados a la metrópoli tanto económica como politicamente.
Los grandes Imperios coloniales trataban de conseguir una gran unidad comercial y económica que, abarcando distintos proveedores y distintos territorios variados, fuese autosuficiente y con capacidad de exportar productos y abastecer de materias primas. Se buscaban asimismo nuevos mercados donde vender la elevada y creciente producción industrial y al mismo tiempo lugares en los que invertir en nuevas empresas productoras agrícolas o de transformación.
Una metrópoli importante en este siglo debía demostrar su poderío con sus territorios incorporados, con sus colonias. Eso demostraba que era una gran potencia.
El mundo era visto como un gran “pastel” preparado para ser devorado por “los golosos” estados europeos que llegaron a dominar las tres quintas partes de la superficie del planeta.
Después de la Conferencia de Berlín, los Estados Imperialistas basaron su colonialismo en el dominio efectivo del territorio. La carrera fue imparable a partir de este momento y las consecuencias no tardaron en hacerse sentir en conflictos y enfrentamientos entre estados europeos y también en otros casos con los pueblos originarios de estos territorios.
El desarrollo económico capitalista condujo al mundo hacia el Imperialismo hacia el conflicto generalizado y la guerra.

 
 
Webquest elaborada por Lizeth con